EL CULTIVO DE LA PATATA   (Apartados 3. y 4.)

1.TAXONOMÍA Y MORFOLOGÍA.

2.EXIGENCIAS DEL CULTIVO.

3.ABONADO.

4.PRACTICAS DE CULTIVO.

5.PLAGAS DE LA PATATA.

6.ENFERMEDADES DE LA PATATA.

 

        3.Abonado.

La patata responde muy bien a las aportaciones orgánicas. Por otra parte, un estercolado mejora las condiciones físicas del suelo, lo que beneficia el desarrollo del tubérculo. 

El estiércol debe ser incorporado algún tiempo antes de la siembra para que no favorezca el desarrollo de las enfermedades, sobre todo la sarna.

Cuando no se haya estercolado previamente, y para una producción de 30.000 kg, un buen abonado puede ser, por hectárea cultivada, de 150 unidades de N, 100 unidades de P2O5 y 300 unidades de K2O.

Estas cantidades pueden disminuir sensiblemente, si se cultiva después de una leguminosa, si existían cantidades en el suelo de materia orgánica, fósforo o potasio, etc.

Como ya sabemos, las funciones del ácido fosfórico en la planta son: adelantar la madurez, aumentar la riqueza en fécula de la patata y favorecer el desarrollo radicular. En cambio, el potasio, favorece la formación de azúcares, la asimilación clorofílica y facilita la migración de la fécula de los órganos verdes a los tubérculos.

Se puede hacer una enmienda de cal, pues ésta favorece el desarrollo de la patata, pero esta enmienda debe hacerse 1 ó 2 años antes de la siembra pues si se hace antes puede producir sarna común.

Algunas veces la patata acusa la carencia de magnesio, aunque normalmente los estiércoles suelen contener este elemento. Hay que tener cuidado con los abonos cuantiosos de potasio, pues bloquean al magnesio.Los abonos, conviene que lleven azufre, pues la patata es bastante exigente en este elemento; así, abonaremos principalmente con superfosfatos, sulfatos, etc.

        4.Practicas de cultivo. 

La patata requiere un terreno bastante mullido, así que las labores preparatorias del terreno serán en profundidad, y de tal manera que el terreno quede muy fino. 

Se recomienda hacer estercolado previo y que éste sea muy hecho. La dosis óptima se encuentra entre 25-30 tm de estiércol por hectárea. Si se sobrepasase esta cifra se obtendría un desarrollo de vegetación exagerado  (no deseado) y una reducción de la tuberización. 

El agricultor para sembrar, puede elegir entre hacerlo con las patatas más pequeñas de la campaña anterior, o adquirir patatas de siembra, que son las que están declaras aptas por el Ministerio de Agricultura y están controladas por la Subdirección General de semillas. 

Estas patatas están etiquetadas y precintadas y en ellas se han reconocido las condiciones de sanidad (libres de virus), vigor vegetativo y pureza varietal.

Dentro de las patatas existe lo que se llama la patata precoz, la tardía y la semitemprana.

Precoz: su ciclo es menor de 120 días. 

Tardía: o patata de ciclo largo. Ciclo de 150 días. 

Semitemprana: su ciclo está comprendido entre los 120 y los 150 días.

La dosis adecuada de semilla utilizada en la plantación varía entre los 2.000 y los 2.500 kg por ha. Cada patata, o trozo de la misma debe tener un mínimo de dos yemas. Se trata de conseguir una dessidad de plantas de 55.000 a 65.000 plantas/ha. Se pueden poner dos tipos de marcos para esta densidad de plantación: 75 cm x 25 cm ó 80 cm x 20 cm.

La profundidad de la plantación puede ir desde los 5 a los 15 cm, dependiendo del tipo de suelo, aunque lo más normal es que se ponga a una profundidad de unos 7-8 cm; después de nacida se irán haciendo aporcados sucesivos.

La siembra se puede hacer a mano (ya en desuso), con el arado (haciendo la siembra cada dos surcos, aunque cada vez se utilizan más las máquinas sembradoras que pueden ser arrastradas por el tractor o ir suspendidas.

Después de la siembra, es conveniente hacer un rulado para aplastar la tierra alrededor de la simiente

Otra práctica habitual en el cultivo de la patata es hacer escardas a mano para destruir malas hierbas, aunque también se pueden utilizar herbicidas como:

En presiembra: Clortal, EPTC, Metribuzín.

En preemergencia del cultivo: Aclorifén, Alacloro + Linurón, Cianazina, Clortal, Metolacloro, Prometrina, Pracuat... 

En postemergencia del cultivo: Bentazona, Cicloxidim, Haloxifop, etc.

Referente a las necesidades de agua, la planta no debe pasar sed en ningún momento, pero sobre todo en la nascencia. Según Briccoli, una falta de agua en la nascencia podría reducir el rendimiento de la planta a la cuarta parte.

Por otra parte el exceso de humedad tampoco es bueno, pues, detiene el desarrollo de los tubérculos y favorece enfermedades criptogámicas como el mildiu o la podredumbre (de ahí que la patata prefiera los suelos sueltos y bien drenados).

La recolección puede hacerse a mano o con máquina. Actualmente a mano solamente se hace en las parcelas pequeñas, pero lo normal es que salga más caro. Las máquinas, tienen un rendimiento aproximado de unas 3 tm por hora. Como una cosecha normal ronda los 25.000 kg/ha, se puede decir que una máquina arrancadora-hileradora trabaja una hectárea diaria aproximadamente.

La arrancadora hileradora de dos hileras, tiene un rendimiento del doble de la anterior.



PÁGINA ANTERIOR  |  SIGUIENTE PÁGINA |




Copyright infoagro.com. Todos los derechos reservados